En tiempos de engaño, hablar la verdad se convierte revolucionario

Leave a comment

August 26, 2013 by Gina Kawas

orwell

En el transcurso de las pasadas semanas(casi todo el mes de agosto) he sostenido una serie de reuniones con funcionarios de organismos internacionales, cuyo principal interés es sondear cómo percibe el sector privado el agitado ambiente electoral que se vive en Honduras hoy día.

Para empezar a explicar lo que se avecina con la “fiesta electoral” del 24 de noviembre del 2013, siempre es importante pasar por explicar la situación histórica que caracteriza a Honduras, hasta llegar a la coyuntura actual del país. Hay que recordar que Honduras fue un país conquistado, no colonizado; este periodo colonial no hizo más que convertir al país en una fuente de oro y plata saqueada por los conquistadores y transportada a España. Los productos nunca fueron industrializados, sólo se permitía la producción de materias primas y se obligaba al consumo de artículos importados de la Madre Patria .

Me saltaré una buena parte de historia hasta llegar a los 1900’s (siglo XX) con la prolongada dictadura de Carías Andino, misma que duro casi 20 años y terminó con revueltas hasta la década de los años 1940s. Afortunadamente, la transición de la dictadura a la democracia no fue tan violenta en Honduras, como lo fue por ejemplo en Nicaragua, donde el poder se trasladaba de padre a hijos, en una revolución violenta.

Los partidos políticos se debilitaron mucho durante el periodo militar, más que todo porque se contagiaron con la corrupción y la impunidad, las que comenzaron a institucionalizarse. Al día, las instituciones siguen igual de débiles. Una vez de vuelta en el poder, con el “retorno a la democracia”  y las elecciones celebradas en el año 1982, el nuevo gobierno no logró estructurar políticas de desarrollo, involucrándose más bien en luchas de la Guerra Fría trasladadas a territorio Centroamericano.

Desde el ’82 a la fecha, hemos tenido dos partidos tradicionales al mando del país, el Partido Liberal y el Partido Nacional, mismos que ideológicamente no varían en sus principios. Ambos son conservadores, uno más en materia política, otro más en materia económica, pero las diferencias no son acentuadas. Lo único que cambia en Honduras al rotar de partido en el gobierno son los funcionarios, por lo que el gobierno entrante frena todos los proyectos  del gobierno anterior, interrumpiendo los posibles pocos cambios positivos que se estaban implementando, procediendo a despedir a los empleados gubernamentales que habían y a emplear a sus adeptos. Tenemos un sistema de gobierno débil, que parte de cero cada cuatro años.

Hoy día, tenemos a ocho partidos participando en la contienda electoral, nueve candidatos con una seria ausencia de propuestas en materia económica, educativa, de infraestructura, de política exterior, pero sobre todo en políticas de seguridad que se deben implementar ya, en el país más peligroso del mundo.

La contienda real,  me atrevo a decir, está entre los tradicionales liberales y nacionales y el nuevo Partido LIBRE, que nace de disidentes del Partido Liberal, liderado por Manuel Zelaya. Es el primer partido de izquierdas en Honduras que tiene una incidencia real. Las propuestas de LIBRE hacen alusión a una lucha de clases, con un tilde muy marxista, lo que denota que no son estudiadas y son más bien revanchistas y autoritaristas, contra el status quo, demandando “refundar” la patria pero el método es lo que no está claro.

Por otra parte, el candidato oficialista del Partido Nacional, Juan Hernández, quien tiene una ambición y sed de poder insaciable, siendo un hombre sumamente determinado, cae en la mentira, desinformación y la manipulación mal intencionada desde su cargo de poder como Presidente del Congreso Nacional (aunque haya pedido permiso especial para retirarse durante la campaña, sigue mandando). Es inadmisible, entonces, que haga uso de esta retórica demagógica basada en la mentira para ganar adeptos, aparte de tener una campaña extravagante, claramente financiada con los tributos del pueblo.

La mejor opción, dentro de todas las demás, y por un juego de exclusión, es la del candidato liberal. Es el candidato que a diferencia de todos los demás, dice la VERDAD; algo que le puede costar la elección. El no promete el cielo  la tierra, por el contrario, Mauricio Villeda es un hombre honesto, que nunca ha estado involucrado en política y que a pesar de ser muy conservador, es el que ha planteado ideas y propuestas más claras en cuanto a su plataforma o plan de gobierno. Ideas aterrizadas y concretas, afínes al sector privado, con ánimos de implementar políticas liberales que tanto necesita el país, aparte que genera la confianza que cumpliría con el irrestricto respeto a la Constitución y las leyes. La palabra clave es confianza, algo que se ha perdido en la política hondureña. La confianza se logra diciendo la verdad, y es que “en tiempos de engaño universal, hablar la verdad se convierte en un acto revolucionario” (Orwell).

Lastimosamente, es la mayoría del pueblo la que elegirá, y en América Latina la población tiende a votar por aquel que le resuelva sus problemas hoy, que le dé de comer hoy. Bien decía Churchill: “Nadie pretende que la democracia sea perfecta u omnisciente. En verdad, se ha dicho que es la peor forma de gobierno, a excepción de todas las demás.”

Esperemos que en esta elección histórica para Honduras, la democracia no pruebe ser el peor sistema a excepción de todos los demás. Esperemos que gane la mejor opción y no aquellos que se perfilan como pequeños ‘fuhrers’, que de llegar al poder, dos más dos será igual a cinco si el ‘fuhrer’ así lo desea. Sí, sí, favor leer el clásico Orwelliano, 1984. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: